NOVEDADES

Cuando el motor reemplaza al caballo

La ex-carrera sustituyó su carro y caballo por un vehículo a motor. Ella se llama Rosa, vive en zona sur de la ciudad de Concordia, tiene cuatro hijos, es separada y todos los días sale a trabajar en su moto carro. Nos cuenta que con la ayuda de “los gurises” hace diferente turnos sincronizados con los horarios en los que se saca la basura.

En Concordia pagan $1 peso el kilo de cartón “yo junto solo cartón, porque el plástico aunque lo pagan mejor es más difícil”. La diferencia entre juntar plástico y cartón está en el peso, juntar botellas de plástico implica disponer de mayor espacio, y trabajar el doble para poder llegar a juntar los kilos. “para mí es mejor el cartón porque plástico no hay mucho como para llegar a ganar bien”.

¿Cuánto sacas por mes con la venta del cartón?

_Más o menos saco 9 mil o 10mil por mes, depende de cómo esté el trabajo, responde la madre de los cuatro chicos, el más grande quien también ayuda tiene 25, luego 20 , 16 y otro más chico.

Leandro es su hijo de 16 años que ayudaba a su madre el día de la entrevista. “Nosotros juntamos todo, después los llevamos a descargar y volvemos”.

¿Cómo fue el cambio del caballo a la moto?

“A mí me gusta, es mucho más rápido para trabajar”, dice Leo.

Agrega que muchas personas que cambiaron el carro por la moto se quejan porque pensaron que les iban a dar la nafta y todo lo que refiere al mantenimiento del ciclomotor. “Eso no está bien, porque también hay que trabajar”, analiza casi como un adulto el adolescente.

Cabe señalar que el municipio realizó el intercambio, previo curso de instrucciones de manejo entre todos los conocimientos necesarios para usar este vehículo.

Mientras El Heraldo se encontraba hablando con Leandro en la esquina de peatonal y 1 de mayo llega Rosa, quien había ido a averiguar cómo sería el trámite para mandar el cartón a Paraná. Trajo la información de que le pagarían $2 pesos el kilo, esto sería el doble de lo que le pagan en Concordia. Desde Paraná mandan a buscar el cartón, pero la diferencia es que hay que comprarse una maquina prensadora ($7.000 pesos la manual y $34.000 una eléctrica). Lo que es imposible para esta familia porque es lo que ganan por mes, “no puedo gastar esa plata, no la tengo y si la gasto no comemos”.

Notamos su cara de desilusión, al ver que no saldría ese negocio puesto que necesita invertir dinero que no tiene.

En el poco tiempo que estuvimos ahí pudimos entender el cariño de Leandro para con su madre y lo trabajadora que es Rosa, son de la zona de Gruta de Lourdes y todos los hijos con “gran sacrificio” se encuentran estudiando.

Fuente: http://www.elheraldo.com.ar/noticias/158159_trabajando-en-la-moto-carro.html

Imágenes Relacionadas